Huellas y marcas de la infancia

Huellas y marcas de la infancia

Vicisitudes del ser niño ante las conflictividades de la constitución psíquica


$ 1430,00


El amor, el dolor, los actos y conductas, los miedos y nuestras elecciones, entre muchas otras cosas, pueden resultar comprensibles al interpretar las marcas de nuestra infancia, donde se encuentran las principales claves de lo que somos. Este libro nos introduce en el mundo de la subjetividad humana y de sus primeros tiempos a través de relatos clínicos, historias de vida y reflexiones surgidas a partir de ellas.


Las marcas, los trazos de la experiencia infantil, acontecen por primera vez, pero perviven apasionadamente al resignificarse en otros acontecimientos. Esta vivencia se realiza, está en el mundo del afuera y, al jugarla, conforma el adentro. La sensibilidad infantil se origina en ese espejo, cuyas marcas inéditas crean el adentro del afuera como pertenencia, identidad e historicidad.
La infancia termina, esta es su condición; de ella prosperan las marcas sensibles, no como un destino predicho y fijado previamente; por el contrario, son ellas, al constituir el pasado, las que configuran un futuro todavía por venir.

Del Prólogo de Esteban Levin

Prólogo
por Esteban Levin

Capítulo 1. Nuestras primeras marcas
La marca que nos preexiste: el deseo de un Otro
Las primeras inscripciones en la infancia. ¿Cómo se constituye el deseo?
La construcción de la subjetividad: las marcas que nos constituyen
Hacerse un cuerpo. La importancia de la imagen del cuerpo en la infancia
Contingencias y vicisitudes en la experiencia de las infancias

Capítulo 2. Nuestro pasado y las infancias
Un pasado sensible que nos marca
La patria de la infancia
La escuela: marcas de lápiz y tiza
El juego como marca y como huella de la infancia

Capítulo 3. Qué es una marca de la infancia
Particularidades de las marcas de la infancia
Los diferentes destinos de las marcas de la infancia
El psicoanálisis y su buena relación con el pasado
Una marca de la infancia no construye necesariamente un síntoma

Capítulo 4. Destinos de lo sensible
Las marcas de Víctor Heredia
Sobre un recuerdo muy fecundo. J. D. Nasio
Las marcas de mi padre
Nostalgias del pasado

Capítulo 5. Destinos y posibilidades de las marcas
Las marcas que configuran una elección vocacional
Luchar contra los destinos programados
La discapacidad, ¿marca?

Esteban Levin

Licenciado en Psicología. Psicomotricista. Psicoanalista. Profesor de Educación Física. Profesor invitado en universidades nacionales y extranjeras, director de la “Escuela de Formación en clínica psicomotriz y problemas de la infancia” Es autor de numerosos artículos en diversas publicaciones especializadas nacionales e internacionales.

Ver más

Marcelo D. Rocha

Psicólogo, psicoanalista (UNR). Docente de Especialización en Estudios Sociales de la Discapacidad (UCA, dir. Liliana Pantano). Posgrado de Especialización en Educación inclusiva (UNComa). Exdocente seminario "Discapacidad. Su abordaje clínico y social" (UNR) y "Pedagogías de las diferencias" (Fundación Archipiélago). Miembro fundador Fundación "Estar E. Schwank" (Deportes, arte y proyectos de vida para personas con discapacidad). Premio TOYP (2010) de la provincia de Santa Fe por su labor humanitaria. Autor de diversas publicaciones e invitado a congresos nacionales e internacionales.

Ver más

En esta oportunidad, Marcelo Rocha nos dona un libro que nos introduce intempestivamente en la propia escena infantil; él se pone en escena en el acto de la escritura y nos invita a recorrer aquellas huellas que, sin darnos cuenta, han dejado marcas imborrables. Muchas de ellas nunca podrán recordarse aunque, paradójicamente, nunca se olvidarán.

Al narrarnos sus propias marcas, esos trazos devenidos huellas significantes se abren a otros relatos que nos transportan a rescatar la memoria afectiva, plástica y, por lo tanto, imperecedera que, como lo explicita el autor, delinea la intensidad de la herencia y la experiencia vivida por un sujeto.

Las marcas, los trazos de la experiencia infantil, acontecen por primera vez, pero esta primera vez es la última vez que es la primera. De este modo, perviven apasionadamente al resignificarse en otros acontecimientos. Esta vivencia se realiza, está en el mundo del afuera y, al jugarla, conforma el adentro. La sensibilidad infantil se origina en ese espejo, cuyas marcas inéditas crean el adentro del afuera como pertenencia, identidad e historicidad.

La infancia termina, esta es su condición, como nos plantea Marcelo; de ella prosperan las marcas sensibles, no como un destino predicho y fijado previamente; por el contrario, son ellas, al constituir el pasado, las que configuran un futuro todavía por venir. El autor nos va introduciendo en la intensidad del relato que nos narra la propia historicidad, colocándonos en ella para rescatar y reencontrarnos nuevamente con el niño que somos ahora, diferente del que fuimos, distinto del que vendrá y, de esta manera, en esa alteridad, donar lo infantil de la infancia para otros. Tal vez sea ese el secreto y misterioso destino plural de las marcas de la infancia.

Extraído del prólogo de Esteban Levin.

También le puede interesar

Diagnósticos en la infancia. En busca de la subjetividad perdida


Janin, Filidoro, Tallis y otros
$ 1000,00

Clínica psicomotriz, La


Esteban Levin
$ 1860,00

Dimensión desconocida de la infancia, La


Esteban Levin
$ 1430,00

Discapacidad: clínica y educación


Esteban Levin
$ 1580,00

Constitución del sujeto y desarrollo psicomotor


Esteban Levin
$ 1580,00

Autismos y espectros al acecho


Esteban Levin
$ 1530,00

Destacados

Destacados - Stolkiner y Cuotas y Packs