¿Cuáles son las condiciones para la reapertura de establecimientos educativos en tiempos de COVID-19?

Con la aprobación del Protocolo Marco para el retorno de clases presenciales, se deben tener en cuenta sus lineamientos generales así como las posibilidades de fortalecimiento de dichas medidas por parte de los establecimientos educativos para llevar a cabo una implementación protocolar segura.

Conocé más del libro
Conocé más sobre el autor de la obra, Marcelo A. Angriman. > Biografía y obras

Dicho protocolo promueve criterios sanitarios, de higiene y seguridad, así como de organización escolar y pedagógica. Supone un “piso mínimo” de requerimientos para la apertura de instituciones educativas, a partir de los que cada jurisdicción puede sumar cuestiones particulares.

¡Lanzamiento 2020! Responsabilidad y prevención en establecimientos educativos > Ver contenidos

Cada establecimiento educativo tiene la responsabilidad moral de respetar el protocolo y fortalecer las medidas de prevención para el cuidado de la comunidad educativa.

Resultan de vital importancia las medidas relacionadas con la seguridad y la higiene, entre las cuales se destacan:

  • Identificar grupos de riesgo de COVID-19 y aquellos con necesidades educativas especiales o condiciones crónicas de salud. Considerar, en dichos casos, criterios uniformes para situaciones diversas.
  • Llevar a cabo la preparación de los establecimientos con la presencia del personal docente, no docente y directivo, con desarrollo de módulos de capacitación. Definir escenarios y ejercicios con alertas sobre el contacto físico y llevar a cabo los procesos de adaptación necesarios.
  • Realizar actividades de acondicionamiento sanitario básico y esencial. Gestionar los elementos de protección y limpieza y a su vez acondicionar los espacios para asegurar el distanciamiento mínimo.
  • Entrenar al personal de limpieza, a los estudiantes y al personal educativo en procedimientos de limpieza y desinfección. Garantizar la presencia del personal de limpieza, la desinfección diaria de superficies y la limpieza frecuente de instalaciones.
  • Considerar medidas especiales para alumnos que requieren equipamiento o tecnología asistida.
  • Definir un espacio de aislamiento para quienes presenten síntomas de COVID-19, el cual deberá ser desinfectado después de su uso.
  • Incluir a actores de salud y desarrollo social para la adaptación a las nuevas condiciones. La articulación deberá prever el control del estado nutricional y salud integral, así como el seguimiento del calendario de vacunas.
  • Elaborar un mapa de actores claves en el territorio cercano a las escuelas para situaciones de riesgo.

¡Mirá el índice de contenidos del libro! > Más información

Asimismo, se deben tener en cuenta las medidas previas en cuanto a la infraestructura de cara a la reapertura de los establecimientos educativos:

  • Seguir el plan de revisión y adecuación de instalaciones, así como el plan de mejoras de higiene y ventilación correspondiente a cada jurisdicción. Dichas jurisdicciones tendrán a cargo el monitoreo de medidas y el asesoramiento a las instituciones.
  • Llevar a cabo una revisión integral de las instalaciones.

Con la reapertura, se deben mantener las condiciones sanitarias pautadas y además implementar otra serie de medidas:

  • De ser necesario, gestionar el ingreso de familiares con turno previo.
  • Disponer de percheros para los abrigos cerca de los accesos para fortalecer el aislamiento con el exterior.
  • Tanto el personal docente como el alumnado deben tomar medidas de desinfección de los lugares de estudio al inicio y finalización de la jornada.
  • Impedir la permanencia de varias personas en espacios cerrados por más de quince minutos.
  • Prohibir eventos o reuniones dentro de los establecimientos.
  • Garantizar el acceso a agua potable, jabón, toallas de papel descartables y tachos de basura en baños.
  • Proveer alcohol en gel o alcohol 70º en todas las instalaciones.
  • No compartir elementos personales. Realizar la limpieza de celulares con alcohol al ingresar a los establecimientos.
  • Implementar señalizaciones en el suelo sobre la distancia de seguridad en espacios comunes. Utilizar señalización y cartelería adecuada para comunicar todas las medidas de seguridad.
  • Dejar las puertas de acceso abiertas permanentemente y restringir el uso de ascensores a quienes tengan dificultades de movilidad.
  • Garantizar la ventilación natural en todas las instalaciones.
  • Implementar el uso de tapaboca en las instituciones. El docente deberá utilizar máscaras de acetato y tapabocas que cubra nariz, boca y mentón.
  • Reducir al mínimo el traslado de elementos entre la casa y la escuela.
  • Capacitar en nuevas prácticas de manipulación al personal de servicios de alimentación.
  • Contactar a los servicios de emergencia ante casos de síntomas.
  • Registrar todas las medidas tomadas.

Si bien el Protocolo Marco detalla las condiciones necesarias a implementar en las instituciones educativas a nivel país, la realidad epidemiológica varía en cada jurisdicción, por lo que es necesario prestar atención permanente a dichas normativas particulares. Además, pueden proponerse medidas adicionales que fortalezcan la capacidad preventiva de los establecimientos.

Fuente: Fragmentos extraídos del libro Responsabilidad y prevención en establecimientos educativos > Más información

Notas relacionadas:


También le puede interesar

Gestionar una escuela secundaria posible


Diego Bibian
$ 1000,00

Des-armando escuelas


Duschatzky, Aguirre
$ 1050,00

Responsabilidad y prevención en establecimientos educativos - 2DA. EDICIÓN AUMENTADA


Marcelo A. Angriman
$ 1210,00

Complejidad de la gestión escolar, La


Sverdlick, Austral y otros
$ 1080,00

Gestionar es hacer que las cosas sucedan


Bernardo Blejmar
$ 1050,00

Gestión educativa en acción


Laura Lewin
$ 980,00